Lo más divertido de nuestro trabajo al ser dj móviles, es la gran variabilidad de escenarios, condiciones y público al que te enfrentas en cada fiesta. Cosa que no ocurre cuando se es dj residente. Hace falta tener mucha experiencia en manejo de público, un vasto conocimiento musical en diversos estilos y épocas, para lograr que toda la pista de baile reviente de público al ritmo de nuestras mezclas.

Pero el desarrollo de la fiesta es solo la punta del Iceberg en cuanto a todo lo que implica ser un Dj móvil. Existen otras áreas de nuestro trabajo que son vitales. Como es el caso del “pre-evento”, y dentro de la cual se destaca la etapa de instalación física y configuración de todos los equipos. De tal manera que sea el soporte que te sostenga para el éxito de nuestro trabajo.

Una adecuada instalación, estéticamente pulcra y funcionalmente correcta no solo es una carta de presentación para nuestra clientela. Es también una obligación como responsables de la seguridad y buen funcionamiento de nuestros equipos, previniendo accidentes, ocurrencias y fallas en nuestras herramientas de trabajo.

Si bien es cierto que cada evento es diferente en cuanto a las condiciones en que se desarrollan (agentes climáticos, locación, capacidad, horarios etc.), los tips a continuación enumerados, te pueden ser de utilidad para la mayoría de ellos.

TIPS GENERALES

• Al llegar a la locación, ubicar inmediatamente los puntos de energía eléctrica con los cuales alimentaremos nuestros equipos. Realizar las mediciones necesarias con el fin de garantizar que nuestras extensiones eléctricas y cableado en general cubran tranquilamente las distancias medidas.

• En base al tip anterior, ubicar el lugar ideal para la “zona técnica” (ubicación de los equipos) Dicho lugar deberá ubicarse de tal manera que te permita observar el desarrollo del evento, evitando la caída directa de los rayos solares o de posibles lloviznas sobre los equipos y al mismo tiempo, que estéticamente no obstaculices o entorpezcas el desarrollo de los demás servicios del evento.

• En cuanto al tema de la alimentación eléctrica, es necesario que sepas cual es el consumo eléctrico promedio (se mide en Watts-hora) de cada uno de tus equipos. Dicho dato lo puedes encontrar en el manual del usuario en la parte de especificaciones técnicas. Con dichos datos, bastara sumar todas las capacidades de los equipos involucrados, y multiplicarlo por un factor de seguridad. La Norma Técnica Peruana (NTP) recomienda utilizar márgenes entre 30 a 50% adicional. Por ejemplo, si la suma de los consumos es de 1000 Watts, deberemos considerar una fuente de energía que nos entregue de 1300 a 1500 watts para trabajar tranquilos.

• Continuando con el tema eléctrico, sabiendo el consumo promedio de nuestros equipos, dimensionar las capacidades de nuestro cableado eléctrico. Utilizar extensiones certificadas para trabajo de alto tránsito, o cables blindados del tipo AWG en un calibre adecuado. Evitar utilizar cables mellizos o extensiones de origen chino o de dudosa procedencia. Igualmente los terminales, de buena capacidad, certificados, del tipo Leviton son los ideales para nuestro trabajo. Evitar en lo posible los empalmes o múltiples enchufes de una sola toma.

• Recordemos que una mala manipulación de la corriente eléctrica puede resultar en accidentes graves, quemaduras y hasta la muerte. No juguemos con lo más preciado que es nuestra integridad física. La compra de un buen cableado no es un gasto, es una inversión tanto para tu servicio, como para tu propia seguridad.

• Se recomienda siempre, balancear las cargas eléctricas. En la práctica esto significa separar las tomas de energía para no sobrecargar las líneas. Por ejemplo, separar las tomas de energía para los equipos de sonido de las de los equipos de iluminación.

• Con respecto al cableado de señal (audio o dmx de la iluminación) recomiendo utilizar cables de marca, del calibre adecuado según la distancia a cubrir. De tal manera de minimizar las caídas de potencia o perdidas de potencia. Los terminales, de marca reconocida sean tipo canon o speakon. Si bien es cierto que son un poco más caros que los genéricos, a la larga, su tiempo de vida útil es muy superior y te garantizan unexcelente contacto en los acoples y por lo tanto, menores perdidas de señal. Igual que en el caso de los cables eléctricos, DESCARTAR o ELIMINAR los cables de origen chino.

• Si mandas a elaborar tu cableado a la medida. Respeta las polaridades en los conectores, utilizar la nomenclatura universalmente aceptada sobre los colores de cables y su polaridad. No respetar esta convención puede resultar en una inversión de polaridad que puede perjudicar con tu sonido final, como por ejemplo cancelación de frecuencias.

• Al enrollar el cableado sea eléctrico o de señal, hacerlo de manera de “seguir” el enrollado “natural” del cable. Evitar enrollarlos en el brazo o sobre una moldura, pues a la larga, el enmallado de cobre interno se quiebra o rompe por los constantes cambios de dirección y a la “elongación” al que es sometido. Dejando el cable inservible, acortando su tiempo de vida útil.

• Evitar pasar el cableado por el piso, en zonas de alto tránsito de personas. Si es inevitable, utilizar canaletas de plástico o de hule, o encintar con cinta “tape” de manera que quede bien sujeto al piso. De esta manera evitamos accidentes.

• Evitar a toda costa juntar cables de corriente con cables de señal de audio de manera longitudinal, en funcionamiento. El flujo de corriente eléctrica por el cable genera un campo eléctrico/magnético transversal que puede “filtrarse” en el cableado de señal. Teniendo como resultado ruidos indeseables por los parlantes o altavoces, como tierras o ruidos de estática. Si tienen que cruzarse, hacerlo de manera que queden a 90 grados uno del otro.

• Nunca manipular conexiones o equipos con los puntos de corriente eléctrica activa.

• Verificar en nuestra instalación cumpla con las condiciones de funcionamiento ideal para los equipos recomendados por el fabricante, por ejemplo la ventilación adecuada, el grado de humedad, la temperatura del ambiente etc.

• Por nuestra propia seguridad, y la de nuestros colaboradores. Es necesario y obligatorio usar los EPP completos (Equipos de Protección Personal como cascos, guantes, lentes, arneses, etc) durante todo el proceso de instalación. Y de ser posible, contar con un seguro contra accidentes.

• Considerar en nuestra instalación, los factores físicos que intervienen en el sonido final: el nivel de presión sonora (NPS) final que se alcanza con los parlantes en la pista de baile. La altura a la cual se colocan los parlantes. El ángulo de dispersión del parlante. La distancia entre los parlantes. El famoso efecto “peine”. La superposición de las ondas de sonido en parlantes opuestos. El delay en los parlantes, etc. Un buen cálculo de dichos factores, ya sea para minimizar los factores negativos, o amplificar los factores que nos pueden favorecer. Puede significar una gran diferencia en la calidad de sonido final que podamos conseguir tan solo por considerar dichos factores.

• Nunca olvidarnos de la ESTRUCTURA DE GANANCIAS. Este método para establecer las ganancias adecuadas. Es fundamental para conseguir un sonido limpio y libre de molestas distorsiones o saturaciones y a su vez, evitamos malograr los equipos de sonido por una mala manipulación o excesos de señal perjudiciales. En pocas palabras, evitar en todas las etapas trabajar con los indicadores UV o Leds en ROJO!

• Un equipo muy humilde y básico, bien instalado y configurado. Considerando los tips anteriores. Puede sonar mucho mejor y más potente que un equipo muy caro o de mejores prestaciones en el papel, pero pésimamente instalado y configurado.

 

¿Alguna experiencia o consejo que nos quieras contar?